La prudencia y la sensatez de la decisión adoptada por la presidenta de la Cámara de Diputados Lucia Medina, de acoger la alternabilidad al frente de ese hemiciclo, debe ser aplaudida por los y las peledeístas que luchamos por la unidad del Partido de la Liberación Dominicana.

Lucia Medina toma su decisión en aras de robustecer la unidad en el partido fundado por el profesor Juan Bosch y acogiendo una decisión del Comité Político  que en su facultad estatutaria y tiene derecho a elegir los bufetes directivos del Congreso Nacional cuando posee la mayoría.

Mantener el acuerdo arribado por el Comité Político del PLD para la presidencia de la Cámara de Diputados, es una decisión sensata.  La alternabilidad  fue una salida a un conflicto interno del partido, que a la sazón ponía en riesgo su unidad y gracias al firme e ineludible compromiso de esos dos grandes líderes Leonel Fernández, presidente de la organización y Danilo Medina, presidente de la República lograron subsanar ese problema.

Lucía Medina ha hecho una excelente gestión, pero eso no significa que se tenga que variar lo acordado con respecto a la alternabilidad y dar paso a un hombre que con su arduo trabajo y gallardía ha logrado ganar en tres procesos continuos una curul en representación del municipio Santo Domingo Norte.

Rubén Maldonado es un representante genuino de las bases de este pujante municipio y basado en su experiencia emprenderá una gestión loable y transparente a partir del 16 de agosto al frente de la Cámara de Diputados.

Al igual que Lucia su hermano el presidente Danilo Medina está  desarrollando una extraordinaria gestión que ha posibilitado la generación de riquezas para reducir la pobreza y la desigualdad social en el país.

No veo razones justificables para cambiar el acuerdo de alternabilidad, mediante el cual los diputados Lucía Medina, Rubén Maldonado, Radhamés Camacho y Demóstenes Martínez presidieran la Cámara de Diputados durante el período 2016-2020. En la que ya Medina ha cumplido su periodo, ahora corresponde un año a cada uno de los demás.

Pese a los intentos de algunas voces agoreras que buscan mantener una lucha interna sorda y feroz para poner en riesgo la unidad que aún mantiene el PLD, tratando de consolidar posiciones, de unos y otros de los liderazgos internos, Lucia Medina asume una posición de líder y da paso a sus demás colegas y dar cumplimiento a lo pactado por el máximo organismo del partido.

Rubén Maldonado, quien deberá asumir el próximo 16 de agosto, está preparado y confiado de que dará continuidad a lo realizado por Lucia Medina y así trabajar para la gente y de forma especial impulsar a Santo Domingo Norte, que tanto ha confiado en él y le ha brindado ser su representante en tres periodos continuos.

 

El autor es Abogado, dirigente medio del PLD y ex Regidor.